Taxlandia: Blog Fiscal y
de Opinión Tributaria

Más de 6000 suscriptores
Más de 1500 seguidores en linkedin





  • Inicio
  • Antón Beiras Cal
  • El Tribunal General estima el recurso de Irlanda en el asunto T-778/16 conocido como asunto "Apple"

El Tribunal General estima el recurso de Irlanda en el asunto T-778/16 conocido como asunto "Apple"

La escueta nota de prensa del Tribunal General rezaba así “El Tribunal considera que la Comisión no demostró, en su línea de razonamiento alternativa, que las resoluciones fiscales impugnadas fueron el resultado de la discrecionalidad ejercida por las autoridades fiscales irlandesas y que, en consecuencia, ASI y AOE obtuvieron una ventaja selectiva”.

La prensa económica se ha hecho un precipitado harakiri, asumiendo que el Tribunal General ha hecho suyas las tesis frugalistas. Nada más lejos de la realidad: en los Autos se discutía la existencia de una ayuda de estado, y en modo alguno la conveniencia de una armonización fiscal.

El asunto de los tax rulings intra europeos no es nuevo. Luxemburgo, Holanda e Irlanda ofrecen unos incentivos fiscales  por los que las grandes corporaciones americanas y otras (IKEA/Holanda han sido objeto de una Decisión de la Comisión que se encuentra en trámite de ampliación) obtienen grandes ventajas tributarias instalándose e esos países. 

El mecanismo para obtener esos beneficios fiscales resulta del efecto combinado del principio de territorialidad con el principio de arms length. Por un lado, el principio de territorialidad consagrado por el artículo 25 de la Taxes Consolidation Act 1997 Irlandesa, grava sólo los beneficios atribuibles a la sucursal, pero no los beneficios no irlandeses de la sociedad. Así las dos sociedades instrumentales ASI (Apple Sales International) y AOE (Apple Operations Europe) quedan gravadas por los beneficios derivados de las ventas realizadas efectivamente en Irlanda. Este principio se combina con un tax ruling donde las autoridades fiscales holandesas aprueban para sendas sociedades unos precios de transferencia abusivos, que permiten erosionar las bases imponibles de las sociedades operativas en las restantes naciones europeas, trasladándolos a Irlanda y dejando unas bases imponibles exiguas en los países donde se producen las ventas efectivas.

El resultado es que el tax ruling permite atribuir a sendas sociedades irlandesas los beneficios obtenidos en toda Europa, y el principio de Territorialidad los excluye de tributación efectiva: el resultado es que Apple, según la Decisión de la Comisión de 2006, se ahorró 14.000 millones euros en impuesto sobre sociedad en Europa.  El asunto no es desde luego ninguna broma: Distintas fuentes calculan que la erosión en la recaudación fiscal europea que esas prácticas de competencia fiscal desleal ascienden en España a 2.500 millones de euros al año, 6.900 millones en Francia, 4.100 millones en Alemania y 3.900 millones en Italia: en total 27.000 millones al año en las haciendas europeas, que de esta forma las corporaciones remansan Holanda, Luxemburgo e Irlanda.

La Decisión de la Comisión argumentaba que dos sociedades en Irlanda no podían ser responsables de generar todos los beneficios de Apple fuera de Estados Unidos. Sus abogados argumentaron que Irlanda no había llevado a cabo el requisito de evaluación de las actividades  de las filiales de sus activos y de los riesgos asumidos.

 Por su parte los abogados de Irlanda y de Apple reprocharon a La Decisión –primer motivo de oposición caracteriza de manera incorrecta las actividades y responsabilidades de las sucursales irlandesas de ASI y AOE. Estas sucursales desempeñan funciones rutinarias, pero todas las decisiones importantes en el seno de ASI y de AOE se adoptaban en EE.UU., y así, los beneficios derivados de estas decisiones no son propiamente atribuibles a las sucursales irlandesas de ASI y de AOE. La atribución que hace la Comisión de las licencias de propiedad intelectual de Apple a las sucursales irlandesas de AOE y de ASI no es conforme con el Derecho irlandés y, además, contradice los principios que pretende aplicar, al igual que lo hace su negativa a tomar en consideración las actividades de Apple Inc.

El segundo motivo alegado eran errores de apreciación de las ayudas de estado.

El tercer motivo eran errores en la aplicación por la Comisión de los principios de plena competencia

El Cuarto, Quinto, Sexto eran por vulneración de requisitos de forma formulados con carácter subsidiario y/o alternativos.

El Séptimo, Octavo y Noveno motivos eran la violación de los principios de seguridad Jurídica y Confianza jurídica, infracción de los artículos 4 y 5 del TUE y el principio de autonomía fiscal de los Estado Miembros así como el artículo 296 y 41 del TFUE.

Y lo cierto es que tenían razón en que el artículo 4 consagra el principio de atribución, y consiste en que todas aquellas competencias no específicamente transferidas, son competencias retenidas por los estados miembros. Y en este punto hay que recordarle a La Comisión que la imposición directa no está armonizada como el IVA. ¿Qué quiero decir con esto? Quiero decir que la Comisión no puede pretender armonizar la imposición directa por la puerta de atrás, utilizando la lucha contra las ayudas de estado ilegales. Las ayudas de Estado prohibidas por los tratados tienen por objeto preservar el mercado único, en modo alguno recaudar tributos.

La crisis del Covid 19 ha creado un movimiento de respuesta de colectivos de profesores universitarios de derecho tributario, de asociaciones de asesores fiscales y de otros colectivos en pos de una mayor presupuesto europeo –que debería ascender del 1% del PIB al 4%- y de una mayor armonización fiscal.

Es verdad que la consecución de una presupuesto europeo próximo al 4% del PIB agregado, y la armonización de un presupuesto fiscal son objetivos deseables para la mayor integración europea y la disposición de herramientas de políticas fiscales y monetarios para enfrentarse a la pandemia o a futuras crisis económicas acentuando la solidaridad interestatal.

Pero la Comunidad Europea, es una comunidad de derecho y esos objetivos tienen que alcanzarse con la oportuna modificación de los tratados y no pueden ser colados ilegítimamente, otorgando a la comisaria de competencia unas atribuciones que los tratados no le confieren.

Así pues, una primera y apresurada lectura de la Sentencia puede parecer frustrante porque parece legitimar los tax heaven interiores en la Unión Europea y la brutal erosión fiscal que provoca en los presupuestos de las naciones europeas la utilización abusiva de los Principios de Territorialidad y de Arms Lenght.

Sin embargo, una segunda lectura, más reposada, demuestra que los sistemas de recursos funcionan, que la Unión es un Comunidad de Derecho en la que nadie, La Comisión la primera, puede utilizar atajos para la consecución de objetivos, que aún cuando deseables, exigen modificar los Tratados.

Antón Beiras Cal

Economista. Auditor. Abogado Tributarista

#𝔗𝔞𝔵𝔩𝔞𝔫𝔡𝔦𝔞

  1. Comentarios (5)

  2. Agregar el tuyo
This comment was minimized by the moderator on the site

Magnífico, don Antón.

Pablo G. Vázquez
This comment was minimized by the moderator on the site

En homenaje a tu sabiduría tributaria, rindo pleitesía.
muy bueno.

Tomás Robles
This comment was minimized by the moderator on the site

Buen dia, interesante comentario e interesante sentencia la cual primero estan los derechos del contribuyente por sobre la recaudacion, por favor podrian enviarme la sentencia para leerla gracias

atte

carlos arambulo zapata

carlos arambulo zapata
This comment was minimized by the moderator on the site

Te felicito, Antón. Tema complejo que expones con brillantez y capacidad de concisión
Un saludo

Isabel Cánovas.
This comment was minimized by the moderator on the site

Muchas gracias a los cuatro por sus halagos. La Sentencia está en Inglés y en Francés. La lengua oficial del T de Luxemburgo es el Francés. La lengua del procedimiento, siendo un recurso de anulación interpuesto por el Estado Irlandés, es el Inglés. Desconozco si en alguna web está disponible traducida al Castellano. Las versiones en Inglés y en Francés están disponibles en la página del Tribunal en ecuria (copiar y pegar en la barra del navegador el siguiente enlace):
http://curia.europa.eu/juris/fiche.jsf;jsessionid=BE3F33C0E8E64A1CCEEE9CA5380E6355?id=T%3B778%3B16%3BRD%3B1%3BP%3B1%3BT2016%2F0778%2FJ&oqp=&for=&mat=or&lgrec=es&jge=&td=%3BALL&jur=C%2CT%2CF&num=T-778%252F16&dates=&pcs=Oor&lg=&pro=&nat=or&cit=none%252CC%252CCJ%252CR%252C2008E%252C%252C%252C%252C%252C%252C%252C%252C%252C%252Ctrue%252Cfalse%252Cfalse&language=es&avg=&cid=17948748

La página también se abre tecleando en el buscador de Google: 'ecuria, sentencia asunto T-778/16'
Un abrazo,
ABC

ABC
No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Subscríbase al boletín de Taxlandia, blog de opinión fiscal y tributaria

El usuario entiende que ha dado su consentimiento después de que se le haya facilitado ''información clara y completa'', que el mismo es ''libre, inequívoco y afirmativo'', y que ha leído la Política de privacidad

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.