Taxlandia: Blog Fiscal y
de Opinión Tributaria

Más de 6000 suscriptores
Más de 1800 seguidores en linkedin





austeridad en Europa?

¿El fin de la austeridad en Europa?: el fondo de reconstrucción Covid 19

Para bien, soplan vientos de cambio en la Unión Europea. Hace un mes me refería al plantón de Italia, a la cumbre europea del 26 de marzo, donde exigía la creación de Coronabonos y Holanda adoptó una actitud repugnante según el Presidente de la República Portuguesa.

Tres semanas después Francia y Alemania han propuesto a sus socios una solución intermedia, la creación de un fondo de reconstrucción dotado con 750.000 millones de euros, de los cuales 500.000 millones serán subvenciones no reintegrables y 250.000 serán prestamos blandos. Ambas partidas se financiarán con deuda emitida por la propia Unión contra su presupuesto anual, que pasará del raquítico 1% del PIB europeo al 5,2%.

Más allá de la intensidad de la ayuda -España recibirá 75.000 millones de euros, aproximadamente el 6,5% de nuestro PIB, Italia recibirá 82.000 millones y Portugal 16.000 millones- lo resaltable es el abandono de la austeridad en política presupuestaria europea.

En la anterior Crisis Europa estaba sumida en las teorías austericidas. Mientras la reserva federal americana y el banco de Inglaterra emitían deuda pública e inyectaba ayudas monetarias para las familias y las empresas, en Europa se hizo lo contrario: en 2009 Trichet, al frente del BCE subió el precio del dinero para mantener la paridad con el dólar. Como si el diagnóstico de nuestros males fuera un problema de balanza comercial con los EEUU. El resultado de ese dislate fue una segunda recesión en 2011. Sólo cuando Mario Draghi accedió a la presidencia del BCE, se inició un plan masivo de inyección de dinero en el mercado comprando deuda pública estatal en manos de la banca privada.

Para entender el daño que hizo la política de apretarse el cinturón, que, empobreciéndola, casi acaba con la clase media española, permítanme que les ponga un símil: Nuestro hospital comarcal funciona a todo rendimiento. Para que los quirófanos hagan su trabajo, dispone de un banco central de sangre para trasfundir a los pacientes. En esto se jubila su director y por méritos accede otro médico; un gran técnico que por currículo se merece dirigir ese departamento. ¡Ah, pero es Testigo de Jehová¡ El cree que todo fallecido en un quirófano, habiendo sido trasfundido, muere en pecado mortal y por ello les niega el banco de sangre a los cirujanos que operan. Bien, ese médico se llamaba Jean Claude Trichet.

Europa fue la última economía en salir de la crisis y la zona euro perdió una década completa: paro estructural, pobreza y dolor, concursos, desahucios y recortes en Sanidad y otros servicios públicos. El Fondo Monetario Internacional también creyó que el problema era el excesivo endeudamiento: recetó dieta severa. Hoy reconoce que se equivocó. Años después de 2008 el FMI admitió que el efecto multiplicador de la austeridad sobre la economía tenía un componente recesivo, muy superior del inicialmente estimado, en términos de crecimiento económico: si pensaba que por cada dólar de recorte en gasto público, el PIB se contraía 50 céntimos, finalmente admitió que se agravaba la deuda al recortar el PIB en 1,5 dólares. En otras palabras, el PIB disminuyó a mayor velocidad que la deuda pública, y como esta se expresa como una fracción del PIB, las políticas de reducción de deuda publica remataron por producir el efecto inverso, incrementándola: miren, se llama “Paradoja de la frugalidad’.  La Paradoja de la Frugalidad, o de la Deuda, o de Austeridad, como también se la conoce, es un postulado keynesiano que afirma que en escenarios de recesión, ahorrar puede incrementar la deuda en lugar de reducirla. 

El mecanismo es un clásico círculo económico-vicioso donde el incremento de los ingresos destinados al ahorro se traduce en una disminución de los ingresos destinados al consumo. La caída del consumo arrastra la caída de la demanda agregada; al caer la demanda agregada, caen los ingresos de los ciudadanos, y pese a destinar a ello un porcentaje superior de los ingresos, su disminución hace caer el ahorro real, en contra de lo pretendido.

Lo explicaré con unas sencillas ecuaciones para que lo entiendan los abogados tributaristas.

Sea D, La deuda del año x y sea 100; siendo el PIB también 100. Así se facilitan los cálculos, pues la deuda se expresa como un porcentaje del PIB: D=100%. Ese país endeudado recibe la orden taxativa de la ‘Troika” para instaurar un programa de ajuste.

Veamos qué sucedió a la postre según el FMI.

Tras un duro programa de austeridad, la nueva deuda es D’ (léase: de prima).

Y esa deuda disminuyo nominalmente en un dólar.

Luego D’=99%D

También sabemos que el PIB disminuyó en 1,5 Dólares. Luego PIB’=98,5PIB

Luego, sustituyendo, la nueva deuda porcentual es:

D’/PIB’x100= 99/85x100=100.5%.

Es decir la nueva deuda es superior a la anterior y supera en medio punto el PIB. Eso es lo que sucedió en el mundo según el FMI por las políticas de austeridad. Por eso España no aprovechó para reducir su deuda en estos años de bonanza y tiene aún hoy los deberes sin hacer desde 2008. Quiero recordarles que yo no soy dirigente del FMI, pero estudié la paradoja de la frugalidad con 20 años, en tercero de carrera.

En la campaña de las presidenciales estadounidenses que enfrentaron a Bill Clinton contra Bush (padre) se hizo famosa una frase ofensiva que proferían los asesores del primero a los asesores del segundo: ¡Es la economía, imbéciles¡ Y no les faltaba razón. Algún día habrá que estudiar por qué entre mi profesión, los economistas, existe una tasa de cretinos ausente entre los médicos, los abogados o los ingenieros. Creo firmemente que es la proximidad de la ideología a la economía política.

En 1º de carrera, en ‘Introducción a la Economía’, los estudiantes aprenden a distinguir la economía positiva de la economía normativa. La primera estudia las leyes objetivas que regulan la oferta y la demanda, la teoría del valor y la formación de los precios. Estudia en fin, lo que es y como funciona. La segunda estudia lo que debería ser. Estudia las herramientas de política económica para producir objetivos deseables en la economía. En Economía política, el economista tiene derecho a optar. Y esa opción estará legítimamente influida por la corriente de pensamiento ideológico al que se abona. Un economista neoliberal pensará que el mercado asigna correctamente los recursos y por ello el Estado debe adelgazar. Pensará que los impuestos siempre son recesivos y deben decrecer. Otro, socialdemócrata, afirmará que el mercado sólo no puede asignar recursos para necesidades de interés general y que vale la pena sacrificar algún punto de la tasa de crecimiento para financiar políticas de igualdad y de lucha contra la pobreza, mediante la redistribución de rentas.

Ambas son opciones legítimas. Pero donde no hay opciones legítimas es en la economía positiva. Cuando se retuercen los hechos y se fuerzan las leyes para demostrar la certeza de las percepciones subjetivas y la superioridad intelectual de los dogmas ideológicos propios, sobre los demás, se termina por decir burradas,…  y finalmente por cometerlas.

Pues bien, ahora solo quedan 4 países a los que llamamos ‘frugales’ en Europa: Holanda, Dinamarca, Austria y Suecia. Son pequeños pero en el club europeo, en las reformas, rige la regla de la unanimidad, no la mayoría. De donde deduzco dos cosas: que la propuesta de la Comisión Europea es un planteamiento de máximos; olvidémonos de que el Parlamento Europeo exigió a la Comisión un plan de choque  muy superior: 1,5 billones de euros. Y deduzco también que la propuesta de la Comisión va a ser afeitada por los frugales: bien recortando su importe, bien imponiendo condiciones adicionales a las ayudas.

Pero lo que ya no podrán parar son los vientos de cambio. Un presupuesto comunitario del 5,2% del PIB, con ser ridículo frente al presupuesto federal americano, es el embrión de una política fiscal y monetaria. Europa poco a poco dejará de ser, en el plano de las políticas presupuestarias, el pollo sin cabeza que corretea antes de morir. Christine Lagarde ha entonado el mea culpa por los errores cometidos cuando dirigía el FMI y está firmemente comprometida con la expansión cuantitativa. Después de escribir este post, el BCE anunció un programa masivo de compra de deuda por importe de 1,3 Billones de Euros. Recientemente, lo cuenta el Profesor Adame en un post reciente, un influyente grupo de profesores universitarios, economistas y tributaristas de prestigio, firmó un manifiesto que lleva por título La solidaridad europea requiere impuestos de la Unión Europea  con el objetivo de abrir un debate en las instituciones europeas. Señalan con claridad los dos enfoques opuestos. Frente a los estados del norte que apuestan por mantener un control nacional sobre el presupuesto de la Unión, están los que desean avanzar hacia una mayor integración, reforzando la solidaridad. Con transferencias en materia tributaria y presupuestaria a las instituciones de la UE. Afortunadamente, todo parece indicar que, esta vez sí, Europa está en el buen camino.

Ese embrión de presupuesto europeo bien podría ser el impuesto a las multinacionales tecnológicas que hoy no pagan en  Europa gracias a políticas fiscales como la holandesa, y también los impuestos a las emisiones de carbono. Por consiguiente el Gobierno de España debe abstenerse de aprobar esos impuestos, porque resultarán más útiles aprobados por Bruselas. Y también debe abstenerse de aplicar las restantes subidas de impuestos que llevaba en su programa y que se disponía a aprobar cuando cundió la peste:  Si el Gobierno finalmente sucumbe a la tentación de subir los impuestos para cuadrar las cuentas, nos sumirá en otra década de depresión.

Lo sé perfectamente. Sé que hay idiotas ilustres que le exigen al Gobierno alcanzar ya el equilibrio presupuestario con una urgente reforma tributaria. Están por todas partes. En Holanda pero también en casa; en las tertulias, en las TV, en las redacciones de los periódicos. Incluso, por motivos de signo opuesto, están también dentro del Gobierno.

Hoy el déficit cero no forma parte de la solución: es el corazón del problema. El deber del Gobierno es endeudarse con deuda perpetua y gastar, porque la ciencia económica nos enseña que las crisis de demanda se combaten con déficit presupuestario.

Por eso sostengo que España corre el riesgo de quedarse corta, nunca de excederse: Alemania inyectó en Lufthansa 9.000 millones de euros y ahora acaba de aprobar ayudas a sus empresas por 996.000 millones de euros, el 29% de su PIB.

En el otro extremo está España: hasta el 1 de mayo había gastado por todos los conceptos 27.000 millones, el 4% de nuestro PIB. Diez veces menos que Alemania y sólo tres veces más de lo que ellos inyectaron en su aerolínea. Luego basta ya de pedirle sandeces al Gobierno, porque reprocharle que nos ayuda poco a los autónomos y simultáneamente exigirle que cuadre el presupuesto, equivale a pedirle que suba los impuestos.

Antón Beiras Cal

Economista. Auditor. Abogado Tributarista

#𝔗𝔞𝔵𝔩𝔞𝔫𝔡𝔦𝔞

  1. Comentarios (10)

  2. Agregar el tuyo
This comment was minimized by the moderator on the site

Qué gozada de post. Menuda clase de Economía.
Gracias, Don Antón.

Pablo G. Vázquez
This comment was minimized by the moderator on the site

Gracias a ti, Pablo!
ABC

ABC
This comment was minimized by the moderator on the site

Estimado don Antón. Ante todo, gracias por su artículo echando luz a este problema con un estilo impecable.

Si se me permite me gustaría hacer algunas reflexiones en voz alta.
Debo avisar a quien sin conocerme me lea que no soy especialista ni nada que se le acerque ni de lejos, por lo que si a partir de aquí sigue leyendo sea consciente del riesgo de perder en balde roto su valioso tiempo. Ahora puede parar.

* En primer lugar, respecto a la "solución" Keynesiana de gasto expansivo.

Esto es un mecanismo que puede ser válido en ciertas circunstancias hasta cierto punto, pero que pasado cierto punto ya no funciona. Si no, qué fácil sería imprimir dinero a mansalva hasta resolver todos y cada uno de nuestros problemas económicos.
Cuenta la historia que cuando los colaboradores de Pancho Villa le informaron de la necesidad urgentísima de dinero, él, cándidamente contestó: “Si necesitamos dinero, vamos haciéndolo” (había descubierto la máquina de imprimir dinero). Para atajar más tarde la naciente hiperinflación, estableció ciertos decretos en su papel como Gobernador del Estado de Chihuahua que incluían confiscaciones, pero sin conseguir regenerar nunca la actividad económica, y es que los revolucionarios tienen tantos problemas que ese lo dejan siempre para el final.

Sin irnos tan lejos en el continuum espacio-temporal, aquí en España tuvimos a Zapatero a quien Jordi Sevilla le enseñó economía en dos tardes. Y el problema no fue que Jordi Sevilla le enseñara a Zapatero economía en dos tardes. El problema fue que Zapatero la aprendió... Resultado que se vaciaron las arcas del Estado con la política Keynesiana de su "Plan E" con el que se renovaron, sin hacer falta, muchas aceras, pero dejando sin margen financiero al país y teniendo que hacer recortes poco tiempo después. Y es que el dinero extra en mano de los políticos suele ir, en el mejor de los casos, a la materia gris... que sale de las hormigoneras.

Es cierto que pese a todo lo que digo anteriormente en...

Estimado don Antón. Ante todo, gracias por su artículo echando luz a este problema con un estilo impecable.

Si se me permite me gustaría hacer algunas reflexiones en voz alta.
Debo avisar a quien sin conocerme me lea que no soy especialista ni nada que se le acerque ni de lejos, por lo que si a partir de aquí sigue leyendo sea consciente del riesgo de perder en balde roto su valioso tiempo. Ahora puede parar.

* En primer lugar, respecto a la "solución" Keynesiana de gasto expansivo.

Esto es un mecanismo que puede ser válido en ciertas circunstancias hasta cierto punto, pero que pasado cierto punto ya no funciona. Si no, qué fácil sería imprimir dinero a mansalva hasta resolver todos y cada uno de nuestros problemas económicos.
Cuenta la historia que cuando los colaboradores de Pancho Villa le informaron de la necesidad urgentísima de dinero, él, cándidamente contestó: “Si necesitamos dinero, vamos haciéndolo” (había descubierto la máquina de imprimir dinero). Para atajar más tarde la naciente hiperinflación, estableció ciertos decretos en su papel como Gobernador del Estado de Chihuahua que incluían confiscaciones, pero sin conseguir regenerar nunca la actividad económica, y es que los revolucionarios tienen tantos problemas que ese lo dejan siempre para el final.

Sin irnos tan lejos en el continuum espacio-temporal, aquí en España tuvimos a Zapatero a quien Jordi Sevilla le enseñó economía en dos tardes. Y el problema no fue que Jordi Sevilla le enseñara a Zapatero economía en dos tardes. El problema fue que Zapatero la aprendió... Resultado que se vaciaron las arcas del Estado con la política Keynesiana de su "Plan E" con el que se renovaron, sin hacer falta, muchas aceras, pero dejando sin margen financiero al país y teniendo que hacer recortes poco tiempo después. Y es que el dinero extra en mano de los políticos suele ir, en el mejor de los casos, a la materia gris... que sale de las hormigoneras.

Es cierto que pese a todo lo que digo anteriormente en USA ha funcionado la expansión cuantitativa (Quantitative Easing), que, como usted sabe mejor que yo, consiste en una expansión de las reservas líquidas bancarias a base de comprar bonos. Pero es que en este punto hay que recordar lo que dijo Bernanke: “el QE ha funcionado, pero no sabemos exactamente por qué. Desde luego, no por las razones que se suponen”. ¡Madre mía! Dígame usted si esto no es para ponerse a temblar.
Y es que la economía no es una ciencia en el sentido que lo son las ciencias naturales y el que confía ingenuamente en la teoría es que no sabe lo que se trae entre manos. Los experimentos con gaseosa.

* En segundo lugar, recordemos que España no tiene moneda propia.

USA, por ejemplo, sí la tiene y nunca, nunca, caerá en default porque puede imprimir todo el dinero que quiera para pagar su deuda. Tiene pleno control sobre su endeudamiento. Y de guinda resulta que el dólar actúa como moneda refugio en tiempos de crisis. Y esto por no hablar de que tiene una de las economías más dinámicas y por ende resilientes del mundo. Así que cuidado con comparar USA con España.

En Europa todos los países renunciamos a una moneda propia por una “extranjera” (el Euro) y conscientes de lo que esto suponía, fue un acuerdo fundacional la responsabilidad y el equilibrio presupuestario. Esto no es un invento de un ministro holandés, es el acuerdo fundacional.

Me ha sorprendido la frase "El deber del Gobierno es endeudarse con deuda perpetua y gastar". ¡Uf!, en España tenemos la pirámide poblacional invertida, una deuda pública (sin contar maquillajes, e incluso disfraces) de más del 100%, déficit desbocado. Y queremos endeudarnos más. Pues tenemos que recordar que, por falta que haga o no, el Gobierno no tiene control sobre su capacidad de endeudamiento, que esto depende de los mercados, y/o del BCE, pero nunca del Gobierno.

La economía de España es rígida y poco productiva. No está claro que el aumento de la deuda se vea compensado por el estímulo económico que pueda provocar. Pero es que, en todo caso, desgraciadamente no hay margen para más endeudamiento.

Si el BCE cambia su política, a lo mejor la prima de riesgo salta por los aires y se acabó lo de poder seguir dándole la patada a la lata de la deuda para delante. En este punto solo podríamos mendigar un rescate (y/o amenazar con un default). Sobra decir que sería un rescate con condiciones (recortes y reformas estructurales). Y si nos pilla con un gobierno en el que está Podemos y que no puede vender a su electorado aceptar recortes. ¿Qué probabilidad le da a que un lunes nos despertemos con un corralito y que los euros de empresas y particulares se nos hayan cambiado por el gobierno por pesetas (con los euros confiscados se podría seguir pagando la fiesta y dar una patada para delante)?

Quizá la solución pueda ser que la Unión Europea tenga un presupuesto fiscal como los Estados Unidos. Pero el caso es que la Unión Europea solo tiene de “unión” el nombre. Y mientras esto no cambie, más deuda española es situarnos más cerca del default y a partir de ahí, si llega, mucho dolor y caos.

Un cordial saludo.

Leer más
Pablo Allo
This comment was minimized by the moderator on the site

Querido Pablo,

Por no ser un experto en economía, acaba de resumir perfectamente las consecuencias negativas que puede tener la solución económica planteada por el Sr. Beiras.

Estoy completamente de acuerdo con usted, y es que en la UE, tal y como está estructurada actualmente, un déficit y una deuda respecto al PIB excesivas y, sobretodo, mayor a la de nuestros socios/competidores europeos, nos pone en "pole position" para ir directo al "default" financiero como Estado. Y es que el Sr. Beiras en ningún momento ha hablado de la ineficiencia que supone poner los recursos financieros en manos del sector público, sector que está alineado con políticas e intereses cortoplacistas que en ningún caso velan por la sostenibilidad financiera del Estado a largo plazo. España es un país que debe acometer reformas estructurales de gran calado y el QE, lo único que está consiguiendo, es retrasarlas. En un mundo financiero tan globalizado, la credibilidad y el equilibrio presupuestario son imprescindibles para mantener la confianza inversora y poder ir refinanciando un volumen de deuda y un déficit tan elevados.

Muchas gracias por su valoración Pablo!

Sergi M

Sergi M
This comment was minimized by the moderator on the site

Para un profano en economía, pero razonablemente informado, debo mostrar mi admiración una vez más por la brillantez y pragmatismo del Sr.Beiras. Como Médico, opinó haciendo un silogismo, que si un tratamiento no funciona hay que empezar por revisar el diagnóstico del que pueden derivarse algunas opciones; que nos hayamos equivocado con la enfermedad, que la terapia elegida no funcione, que la enfermedad sea incurable y requiera de tratamiento paliativo o simplemente que el Médico no sepa por dónde anda. Hay más pero sería prolijo continuar. El Sr. Beiras opta por la terapia equivocada y creo que acierta de pleno y además su ejemplo del Gerente de Hospital testigo de Jehova es contundente. Este ejemplo puede ser extrapolable con la permanente contaminación política y mediática de las actuaciones y soluciones económicas. Aquí lo dogmático puede ser letal para los ciudadanos y debe imponerse el pragmatismo, el análisis lucido del momento que puede tambalearse como ahora con el COVID-19. Buenos economistas como el Profesor Fuentes Quintana, Solbes, y ahora Nadia Calviño fueron sustituidos en su día por medianías o suplantados por presidentes que aprendieron economía por ciencia infusa. En la crisis del 2008, USA acertó y la UE Patiño por puro egoísmo localísta de países conceptualmente hostiles a los del sur de la UE. España, Grecia, Portugal fueron intervenidos y además de desafección, pusieron en peligro la propia supervivencia del Euro. España, sigue con grandes asignaturas pendientes como la inversión en I masD, el apoyo a la investigación y abandonar el modelo de enseñanza cuyas cúpulas endogamicas impiden que tengamos una sola Univetsifad entre las 100 más punteras del mundo. Exportamos talento que florece en otros países de economías más avanzadas. Mi enhorabuena al Sr. Beiras; ojalá que este país tuviera en su Consejo de Ministros personas de su nivel.

Francisco Hernández Vallejo
This comment was minimized by the moderator on the site

Le felicito por su artículo Sr. Beiras y hago extensiva esta felicitación al blog ya que permite comentar coloquialmente. Al hilo de estos en su artículo me desconcierta una de las intervenciones. En ella se apuntan a modo de considerandos los problemas de un mayor endeudamiento y otros apuntes que por cabales se pueden compartir en mayor o menor media, pero la verdad sentenciado es más que dudoso, creo yo.

No creo que se pueda concluir que los gobiernos de la UE no tengan control sobre su capacidad de endeudamiento; concedanme que al menos lo tienen en parte, y me parece más que excesivo el temor a un corralito.

Y este debate no es trivial ni inoportuno en absoluto. Toca ahora.

Sin ser economista -Dios me libre- creo entender que las políticas expansivas no son patrimonio del keynesianismo, y menos en tiempo de pandemia. Monetaristas tan reputados como el nobel Milton Friedman, padrino del concepto de "helicóptero monetario", y sus seguidores conceden a estado la prerrogativa de actuar la tasa de crecimiento anual del dinero, y defienden el uso de esa atípica formula en estos momentos.

Manuel Alonso
This comment was minimized by the moderator on the site

Gracias Pablo (Allo), Gracias Paco, Gracias Sergi y Manuel.
Como dice Manuel Alonso, este debate no es trivial ni inoportuno.
Es más: es EL DEBATE que ahora toca.

Hoy al medio día (miércoles 17) escuché en el telediario 1 que el Gobierno aparcaba su programa económico de investidura para los próximos presupuestos post-Covid 19. Si eso es cierto, será una gran noticia. Estoy absolutamente convencido que la subida de impuestos que contempla el programa de investidura del gobierno de coalición sería letal.

Permítaseme puntualizar algunos extremos del debate.

1.- La ideología no es buena consejera en este debate. Las ideologías son legítimas. Yo también tengo derecho a la mía. Pero no toca. Este debate es económico, no ideológico. Y los números no son ni legítimos ni ilegítimos. Los números son certeros o errados. Pero no legítimos.

2.- La deuda pública es muy preocupante, pero ahora no es crítica. Anteayer el Banco de España informó que ha escalado al 99% del P.I.B. Esta es la evolución de la deuda pública Norteamericana durante y después de la II guerra mundial: Escaló al 120%PIB. Nos separan pues 21 puntos porcentuales.

https://www.politicafiscal.es/images/QE-01-national-deb-as-percent-of-GDP-1940-2020.jpg

3.- Quiero significarles que los USA no sufrieron en suelo propio la devastación destructiva de la II guerra mundial. Y aún así la Deuda Pública escaló al 120% PIB.
Pero sí que sufrió un mortífero ataque en su base militar de Pearl Harbour que destruyó casi toda su flota pero de la que milagrosamente (la guerra habría durado 10 años más según los analistas militares) se salvaron sus 4 portaaviones; Y en Midway se cambiaron las tornas. Reponer esa flota del pacífico (mucho) y desembarcar en Normandía (menos) subieron la deuda a ese 120% del PIB

4.- EEUU no pagó esa deuda pública. ‘La deglutió. ¿Y que significa ‘deglutir’? Significa masticar, tragar y digerir, en palabras de Paul Krugman. Fíjense en este gráfico de la evolución del PIB americano.
https://www.politicafiscal.es/images/QE-02-evolucion-PIB-USA-1929-1945.jpg

En 1946 hay una caída del 11% respecto de 1945. Lógico: es la reconversión de la industria...

Gracias Pablo (Allo), Gracias Paco, Gracias Sergi y Manuel.
Como dice Manuel Alonso, este debate no es trivial ni inoportuno.
Es más: es EL DEBATE que ahora toca.

Hoy al medio día (miércoles 17) escuché en el telediario 1 que el Gobierno aparcaba su programa económico de investidura para los próximos presupuestos post-Covid 19. Si eso es cierto, será una gran noticia. Estoy absolutamente convencido que la subida de impuestos que contempla el programa de investidura del gobierno de coalición sería letal.

Permítaseme puntualizar algunos extremos del debate.

1.- La ideología no es buena consejera en este debate. Las ideologías son legítimas. Yo también tengo derecho a la mía. Pero no toca. Este debate es económico, no ideológico. Y los números no son ni legítimos ni ilegítimos. Los números son certeros o errados. Pero no legítimos.

2.- La deuda pública es muy preocupante, pero ahora no es crítica. Anteayer el Banco de España informó que ha escalado al 99% del P.I.B. Esta es la evolución de la deuda pública Norteamericana durante y después de la II guerra mundial: Escaló al 120%PIB. Nos separan pues 21 puntos porcentuales.

https://www.politicafiscal.es/images/QE-01-national-deb-as-percent-of-GDP-1940-2020.jpg

3.- Quiero significarles que los USA no sufrieron en suelo propio la devastación destructiva de la II guerra mundial. Y aún así la Deuda Pública escaló al 120% PIB.
Pero sí que sufrió un mortífero ataque en su base militar de Pearl Harbour que destruyó casi toda su flota pero de la que milagrosamente (la guerra habría durado 10 años más según los analistas militares) se salvaron sus 4 portaaviones; Y en Midway se cambiaron las tornas. Reponer esa flota del pacífico (mucho) y desembarcar en Normandía (menos) subieron la deuda a ese 120% del PIB

4.- EEUU no pagó esa deuda pública. ‘La deglutió. ¿Y que significa ‘deglutir’? Significa masticar, tragar y digerir, en palabras de Paul Krugman. Fíjense en este gráfico de la evolución del PIB americano.
https://www.politicafiscal.es/images/QE-02-evolucion-PIB-USA-1929-1945.jpg

En 1946 hay una caída del 11% respecto de 1945. Lógico: es la reconversión de la industria pesada militar. Pero luego vienen años de bonanza, con crecimientos incluso de 8%. En la deuda relativa el PIB esta en el denominador. Si el denominador aumenta, la deuda disminuye. Pero además, la inflación devalúa el dinero.
https://www.politicafiscal.es/images/QE-3-Average_Annual_Inflation_Decade.jpg

Los bonos emitidos entre 1940-1945 vencen y se pagan con lo que recaudan nuevas emisiones. Esas nuevas emisiones, por la inflación (valen menos) y por el crecimiento del PIB pasan a representar porcentajes del PIB menores, tal como se ve en el gráfico. Por eso los economistas del sur de Europa hemos suplicado desde 2008 al BCE, unos salvadores tres puntitos de inflación: ayuda a deglutir a los deudores sus pasivos. Pero ya sabemos qué opina Alemania de ese asunto…

5.- El Corralito: los economistas –y aquí no hay debate- sabemos que hacen falta tres cosas para que aparezca un corralito. Uno, un escenario de súper inflación. Hablo del 15% o del 18%. Dos, una moneda doméstica débil, tal que acaba por ser útil para la compra en el ultramarinos, pero no sirve para financiarse, no sirve para endeudarse (porque los acreedores le tienen aversión), no sirve para importar bienes y servicios (porque tampoco la quieren los proveedores internacionales). Tres, una divisa fuerte que remata por comerle el espacio a la moneda doméstica, que así queda como encerrada en un corral: dentro del corral, el peso argentino; fuera del corral, el dólar americano. Pablo: aquí no hay moneda doméstica. Tú mismo lo reconoces. La moneda fuerte, también es nuestra. Y no hay asomo de híper inflación. de mini inflación.
Esta es la evolución de la inflación en la zona euro los últimos años.
https://www.politicafiscal.es/images/QE-04-evolucion-inflacion-eurozona.jpg

Y esta es la inflación en los 27 en mayo de 2020, hace 30 días.
https://www.politicafiscal.es/images/QE-5-inflaccion-economias-eurozona-2020.jpg

6.- Sergi: tiene razón; el ‘“Sr. Beiras en ningún momento ha hablado de la ineficiencia de poner los recursos financieros en manos del sector público, sector que está alineado con políticas e intereses cortoplacistas”, porque eso es ideología, y yo en este blog no quiero hablar de ideología, sino de economía. Y además de ser ideología, es la suya, no la mía. Yo respeto su ideología, pero quiero que usted discrepe de mis números y de mis razonamientos, no de mi ideología. Yo he trascrito información del FMI, inclusive el mea culpa entonado por Cristine Lagarde. He trascrito datos del BCE del Banco de España y de revistas especializadas. Y he razonado el porqué en una crisis de demanda, el estado tiene que aprobar unos presupuestos con severo déficit público. Y usted contesta que eso nos coloca “‘en la pole position para ir directo al default‘”. Sergi: eso no es cierto. No con el compromiso de Bruselas y de Frankfurt. El default es la consecuencia de la desconfianza de los mercados en un país sin paraguas. Si tiene moneda propia, el ataque es a su moneda, que se devalúa. Si no tiene moneda propia, el ataque es a su deuda soberana. Nosotros estamos en el segundo caso. Pero eso no es posible cuando los 2/3 de la ayuda de Bruselas no computará como deuda, pues son subvenciones no reintegrables y cuando España, como los demás, tendrá el paraguas del BCE dispuesto a comprar 1,3 billones de euros de deuda soberana emitida por los estados de la zona euro.

7.- Un poco de rigor intelectual por favor. Y me dirijo tanto a Pablo como a Sergi: pedir equilibrio presupuestario suena muy bien. Pedir que suban los impuestos no suena tan bien; cuanto menos en este foro. Pues bien, ES MÁS DE LO MISMO. Con la que está cayendo, pedir cuadrar las cuentas es pedir que suban los impuestos. Entonces, díganlo claramente: ¿Quieren que el Gobierno suba los impuestos?

8.- Tiene la razón Manuel cuando parece que sólo atribuyo políticas monetarias a Keynes. Claro que Friedman conoce bien el papel de las políticas monetarias; miren sino este ejemplo precioso de cómo evitar la dolorosa devaluación interna. En 2008 nos empobrecimos. Los unos a los otros. A mí no me paga mi cliente. Porque soy caro y porque está sin dinero. Yo no pago a mi proveedor. Por las mismas razones. Mi deudor me empobrece y con suerte no me mete en concurso.

9.- Tiene razón Pablo Allo cuando dice que el Plan E de Zapatero fue una tontería. Pero no tiene razón cuando dice que fue una medida Keynesiana. Fue Helicopter Money en el peor sentido del término.

10.- El Mínimo Vital, en cambio, no es una tontería. Es política Keynesiana de la buena. Es Helicopter Money que va a funcionar y ha sido aprobado en el Congreso sin ningún voto en contra.
Tú, Pablo, ¿Estás también en contra del mínimo vital, como del Plan E, porque estás siempre en contra de la Expansión Cuantitativa?

Leer más
Comentario editado por última vez entre hace cerca de 5 meses y Taxlandia ABC
This comment was minimized by the moderator on the site

Sr. Beiras, como tributarista le leo y me gustan mucho sus artículos de los que saco no pocas ideas. Como economista creo que está desenfocado. En los últimos 40 años, exceptuando creo dos o tres años, España ha tenido déficits públicos, es decir, ha gasto más que ha ingresado. Eso en una familia es insostenible. Estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades, es una injusticia intergeneracional. Lo que hay que hacer es ser realistas y tener los pies en el suelo, reestructurar y hacer mucho más eficiente la Administración, y así reducir el gasto público y poder bajar los impuestos, fomentar la cultura del esfuerzo y del ahorro. El ahorro y no el consumo es lo que hace que aumente la productividad y que en el futuro vivamos mejor. Es decir, hay que incrementar la producción de bienes y servicios a base de incrementar la productividad. La deuda no es más que impuestos que habrá que pagar en el futuro. La vida no es sencilla.

Vicente
This comment was minimized by the moderator on the site

Gracias por su contestación Sr Beiras, no discuto sus números pues son muy clarificadores.

Como economista liberal (eso es, muy en contra de que se suban los impuestos), no puedo ni añadir ni quitar un punto o coma al comentario de Vicente. Lo que dice Vicente no es ideología, es teoría económica más que verificada. Mi receta no es subir los impuestos sinó reducirlos. Para ello, se tiene que estimular el ahorro, la inversión en sectores de mayor valor añadido y lo más importante, hacer una Administración más eficiente y sostenible a largo plazo (en palabras llanas, que nos cueste menos dinero). Estamos de acuerdo que la receta a corto plazo es estimular la demanda y para ello nos tenemos que endeudar como país. Lo que pido a largo plazo (que me suena a ciencia ficción, por cierto) es un gobierno (del color que sea) cuyos líderes en el entorno económico hayan sido contrastados empresarios en el sector privado, capaces de llevar con rigor un PyG y como si se tratase de una familia o empresa, hacerlo sostenible.

Si eso no sucede, el sector privado siempre deberá estar pagando la ineficiencia pública y eso nos va a lastrar como economía. Hay que cortar ese bucle y sinceramente, no veo cómo hacerlo.

Gracias por su tiempo,
Sergi M

Sergi M
This comment was minimized by the moderator on the site

Sergi: ser economista liberal es proponer soluciones con un patrón ideológico. Ser economista socialdemócrata, es es proponer soluciones con un patrón ideológico. Y yo no quiero discutir en mi blog de ideología. No sé como explicárselo; lo puedo decir más alto pero no más claro. Yo quiero hablar de macroeconomía y de economía positiva, no de economía normativa, o como se llama también fuera del ámbito académico, economía política.
Cuando digo que ahora más que nunca el gasto público tiene que crecer SIN QUE SUBAN LOS IMPUESTOS para cuadrar el presupuesto, estoy formulando una proposición macroeconómica. NO ESTOY DEFENDIENDO EL DESPILFARRO; Eso es harina de otro costal y, por cierto, un problema muy grave y endémico en España.
Vicente: a ti le gusta como hablo de impuestos pero no te gusta como hablo de economía. Tienes razón, a mí también me deprime hablar de economía en este blog. No hay manera de que entiendan el gravísimos momento por el que pasamos y consiguientemente la importancia de este debate.Siento no saber explicárselo mejor. Los países no son como las familias, ni la demanda agregada es la factura de la luz (también difícil de entender, por cierto).
Al final conseguirán ustedes que el gobierno suba los impuestos.
ABC

ABC
No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Subscríbase al boletín de Taxlandia, blog de opinión fiscal y tributaria

El usuario entiende que ha dado su consentimiento después de que se le haya facilitado ''información clara y completa'', que el mismo es ''libre, inequívoco y afirmativo'', y que ha leído la Política de privacidad

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.