Taxlandia: Blog Fiscal y
de Opinión Tributaria





Protocolo familiar y asesor fiscal

Protocolo familiar y asesor fiscal

En estos días los miembros de la Sección de Empresa Familiar de la Asociación Española de Asesores Fiscales, a la que tengo la inmensa fortuna de pertenecer, estamos cerrando el tercero de los libros que nos propusimos publicar hace ya cuatro años. El primero de ellos analizaba un instrumento crucial y no siempre debidamente valorado y utilizado en la planificación de la sucesión en las empresas familiares como es el testamento del empresario. Se trata de una completa guía civil y fiscal en la que se trata de dar respuesta a multitud de cuestiones del proceso sucesorio y del testamento desde ambas perspectivas.

La segunda obra de esta trilogía, presentada en 2017 durante el XXXII Congreso AEDAF, está dedicada a los Estatutos de la empresa familiar. Siempre desde un enfoque eminentemente práctico se abordan temas tan relevantes como la determinación de las estructuras societarias óptimas para este tipo de empresas en cada caso, los pactos parasociales, los pactos de socios, las prestaciones accesorias, las restricciones a la libre transmisibilidad de las acciones/participaciones, el derecho de separación de socios, el gobierno y la gestión de estas empresas o la política de dividendos.

 La tercera entrega que próximamente verá la luz es la más extensa y está consagrada al estudio del protocolo familiar, otro instrumento no siempre debidamente conocido y utilizado. El protocolo familiar no sólo puede resultar conveniente para organizar la sucesión en grandes grupos empresariales, sino también y sobre todo en pequeñas y medianas empresas, cuyos socios quieren tener normas, principios y valores que permitan su pervivencia con ocasión de su transmisión a sucesivas generaciones de la familia. En el fondo con su redacción de lo que se trata es de diseñar una herramienta y un marco de convivencia común para garantizar el buen gobierno y la continuidad de la empresa familiar, así como de prevenir y en su caso solucionar posibles conflictos en los relevos familiares. La redacción de protocolos constituye en la actualidad un importante nicho de mercado para los asesores fiscales que opten por especializarse en consultoría de empresa familiar, de ahí que haya decidido dedicarle la entrada de hoy.

Partiendo de los resultados de una encuesta que se realizó a los miembros de la precitada Asociación se ha decidido darle también un enfoque práctico a esta tercera obra a partir de las experiencias vivenciales de sus autores. Con ese enfoque en él se analiza qué es un protocolo y para qué sirve, cómo se elabora y cuál es su contenido básico. Más que un simple documento, que también lo es, el protocolo es el resultado de un largo proceso en el que una familia empresaria a partir de un ejercicio de reflexión conjunta, por propia voluntad e iniciativa, se pone de acuerdo en los principios, reglas y valores que han de inspirar la estrategia presente y futura de la empresa. La finalidad fundamental del protocolo familiar es lograr que familia y empresa, unidos por lazos afectivos, económicos y profesionales, formen un bloque cohesionado. En este sentido, las  directrices y normas que en él se recogen han de servir para resolver las inquietudes o necesidades de los miembros de la familia y de la empresa, tanto de la generación actual como de las venideras, evitando que aspectos puramente familiares o personales puedan afectar a la continuidad de la empresa y a los criterios o valores empresariales que deben presidir la gestión y dirección de sus actividades económicas. En consonancia con el precitado enfoque práctico se incluyen numerosos ejemplos de cláusulas que podrían incorporarse al protocolo a modo de guía orientativa, ya que como decía antes la elaboración de un protocolo es un proceso específico para cada empresa familiar.

El protocolo familiar carece de regulación específica en España. El legislador ha optado por proporcionar una definición del mismo a los exclusivos efectos de articular su publicidad en el Registro Mercantil en el Real Decreto 171/2007. De ahí que adquiera gran valor una obra que sistematiza los principales aspectos que deben incluirse en el mismo analizando las diversas opciones que en relación con cada uno de ellos ofrece nuestro ordenamiento y sobre todo y esto es lo principal que recoge las experiencias en esta materia de los miembros de la Sección.

Desde esta perspectiva, se abordan sucesivamente el ámbito de aplicación del protocolo, el momento en que debe elaborarse el mismo,  las cuestiones relacionadas con el gobierno y la dirección en la empresa familiar –en este tipo de empresas las decisiones se toman a menudo de forma distinta a como se hace en las empresas no familiares y pueden existir órganos como el Consejo de familia en el que deben estar representadas todas las ramas familiares o la Asamblea familiar para empresas familiares que ya han alcanzado tercera o cuarta generación--, la transmisión de acciones y participaciones, prestando atención a las cláusulas restrictivas a la libre transmisión, fijación del precio de transmisión, financiación de las transmisiones y el llamado acuerdo de inversión (que es el pacto que se suscribe entre socios fundadores y nuevos inversores para regular sus condiciones de entrada en la empresa y que suele dar lugar a la introducción de cambios en los órganos de administración y de cláusulas de permanencia y no competencia de socios, de salida y entrada de socios, de arrastre --drag along—o de acompañamiento --tag along— según se trate de socios minoritarios o mayoritarios respectivamente), de remuneración y dividendo preferente, o la cláusula antidilución para garantizar a los nuevos inversores que mantendrán un cierto porcentaje en la empresa para así no perder rentabilidad en futuras entradas de nuevos inversores).

También son  objeto de análisis otros temas que adquieren una especial relevancia en el protocolo como son la política de dividendos, los derechos y obligaciones individuales de los socios  y las disposiciones testamentarias. En cuanto a la política de dividendos basta aquí con recordar que no es más que el plan de acción de una empresa para el pago de rendimientos a sus accionistas, distinguiendo entre socios familiares que participan en la gestión de la misma y que normalmente perciben retribuciones como directivos por su trabajo profesional y socios ajenos a dicha gestión que normalmente serán retribuidos vía dividendos. En este sentido, el Protocolo es un instrumento de gran utilidad pues puede y debe servir para hacer un diagnóstico de la situación de la empresa con el fin de acordar la política de dividendos que sea más adecuada a sus necesidades y a las de sus socios. Por lo que respecta a los derechos y obligaciones individuales de los socios y a las disposiciones testamentarias se suele consignar en los Protocolos la obligación de optar por el régimen de separación de bienes en caso de matrimonio, o la obligación testamentaria para garantizar la transmisión a miembros de la familia y la conservación de las participaciones de la sociedad familiar en las estirpes que corresponda a cada testador.

Otros aspectos que conviene regular con atención son las consecuencias para el caso de incumplimiento de lo consignado en el Protocolo, así como los mecanismos alternativos de resolución de conflictos en su aplicación, a los que se alude con frecuencia con las siglas anglosajonas ADR y entre los que se encuentran el arbitraje o la mediación.

Antes de concluir y dada la fecha en la que nos encontramos aprovecho para desear salud y un feliz y merecido verano a todos los lectores.

Francisco Adame Martínez

Catedrático de Derecho Financiero y Tributario

Comentarios (0)

No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Subscríbase al boletín de Taxlandia, blog de opinión fiscal y tributaria

Reciba la newsletter de Taxlandia | Política Fiscal.

El usuario entiende que ha dado su consentimiento después de que se le haya facilitado ''información clara y completa'', que el mismo es ''libre, inequívoco y afirmativo'', y que ha leído la Política de privacidad

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.