• Invitados
  • Las compensaciones económicas por razón del trabajo reguladas en el Código Civil Catalán y su entredicha fiscalidad

Las compensaciones económicas por razón del trabajo reguladas en el Código Civil Catalán y su entredicha fiscalidad

Los jueces y magistrados son humanos fundamentalmente porque ”fallan”.
Mi suegro (Q.E.P.D.)

Reconozco que disfruto mucho más de la ironía en boca de Quevedo [1] que en el contenido de algunas sentencias de algún que otro órgano judicial, que, cuando todo apunta a una resolución tirando “a cardenales” el fallo termina por no llamar a ninguno “eminencia”, destruyendo así toda la magia y éxtasis del momento. Sensación extraña, amarga y dolorosa donde las haya, que me ha producido últimamente la lectura íntegra de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña nº 365/2021, de 1 de febrero (vía CEF[2]), sobre la tributación de las compensaciones económicas por razón del trabajo reguladas en el derecho civil catalán (“a pagar, a pagar”) .

Y digo ésto porque el razonamiento jurídico de la sentencia me pone hasta que vas acercándote al final, que es cuando, a quemarropa y sin previo aviso, se desnuda la verdad, invitando a escribir páginas sobre ello que en realidad son fruto de vasos vacíos [3] (L.A.M.O.D.A.), como no podía ser de otra manera. Entremos sin más demora en el asunto objeto de esta nota.

Es sabido que la ley de renta no sujeta a gravamen las compensaciones entre cónyuges que, con motivo de la extinción del régimen económico-matrimonial de separación de bienes, vengan impuestas por imposición legal o resolución judicial, y siempre y cuando sean distintas a las pensiones compensatorias [4] (artículo 33.3.d de la Ley nº 35/2006, de 26 de Noviembre).

Hablamos, fundamentalmente, de todas aquellas que se producen cuando alguno de los cónyuges contribuyó a las cargas del matrimonio con el trabajo en la casa, y que computan a la hora de la disolución matrimonial regida por el sistema de separación de bienes patrimonial. Derecho a la compensación regulado tanto en la normativa común (artículo 1438 Código Civil) como en la foral (en el caso de la catalana por mor del artículo 232.5 Código Civil Cataluña).

A mayores, estas compensaciones (ambas, tanto la común como la foral catalana) se califican incluso por Tributos como supuestos de no sujeción al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (resoluciones de la S.G. Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, de la Dirección General de Tributos, que aprueban las contestaciones a las Consultas Vinculantes 2586/2015, de 2 de octubre y 3267/2019, de 27 de noviembre, respectivamente).

Y aquí viene la madre del cordero: ¿ esta no sujeción de las compensaciones entre cónyuges sería extensible también a aquellas que pudieran darse entre parejas de hecho ?. El planteamiento es colorario lógico de la equiparación de efectos civiles entre matrimonios y parejas de hecho (convivencia estable) que hace en este sentido el concreto derecho civil catalán, puesto que el artículo 234.9 CCCat (Compensación Económica por Razón del Trabajo) reza literalmente que:

“1. Si un conviviente ha trabajado para la casa sustancialmente más que el otro o ha trabajado para el otro sin retribución o con una retribución insuficiente, tiene derecho a una compensación económica por esta dedicación siempre y cuando en el momento del cese de la convivencia el otro haya obtenido un incremento patrimonial superior, de acuerdo con las reglas del art. 232.6.

2. Se aplica a la compensación económica por razón de trabajo lo establecido por los arts. 232.5-232.10”.

La Profesora Dra. ROVIRA FERRER (UOC [5]   ) aboga por la efectiva extensión de la no sujeción, ya que “aparte del hecho de que no se podría denegar su aplicación a las uniones more uxorio con la base a la prohibición de analogía del art. 14 de la LGT, sería difícilmente justificable considerar que en tales casos se manifiesta la necesaria capacidad económica susceptible de gravamen que el propio legislador entiende inexistente en los casos de disolución de un matrimonio (y más teniendo en cuenta que muchos de los preceptos autonómicos que regulan las parejas de hecho las definen como  una relación de afectividad análoga a la conyugal "[6]

Suscribo íntegramente el argumento de la Profesora Rovira, puesto que el artículo 33.3.d) LIRPF habla de compensaciones por la extinción del régimen económico de separación de bienes cuando vienen impuestas por ley o decisión judicial, que es precisamente lo que determina ni más ni menos el contenido exacto del artículo 234.9 CCCat, sin necesidad de recurrir, por ello, a otras técnicas de integración. [7]

La decisión del TSJ Cataluña hoy comentada (en su FJ 2º) empieza muy fuerte (muy a tope con la asimilación y, por consiguiente, no sujeción), ya que establece “...Sólo cabe concluir una asimilación de lo prescrito en el art. 234.9 CCC (para integrantes de parejas de hecho) a lo previsto… para cónyuges, y más a la luz de la realidad social de nuestro país de prácticamente plena equiparación de efectos jurídicos entre el matrimonio y las uniones estables de hecho…”.

Sin embargo, la sentencia de marras termina confundiendo la naturaleza jurídica de la compensación por razón del trabajo (art. 234.9 CCCat) con la de la pensión compensatoria (art. 97 CC) resolviendo que, al estar ante una mera pensión compensatoria, es aplicable el régimen tributario previsto para éstas. Textualmente dice que “y que la pensión satisfecha por razón de trabajo ...tiene un tratamiento fiscal similar al de la pensión compensatoria de que habla el art. 97 CC, por lo que se refiere a sus efectos reductivos del art. 55 LIRPF...a modo de rendimiento del trabajo y no como ganancia patrimonial: así las cosas no es de aplicación el art. 33.3.d) LIRPF…”.

Y es que, incomprensiblemente, el TSJ ignora que la pensión compensatoria también encuentra regulación legal en el CCCat (art. 233.14) y cuya naturaleza es completamente distinta a la de la compensación económica por razón del trabajo ex art. 234.9 CCCat. Como bien me explica mi amiga María Giráldez de Luis (abogada experta en derecho de familia de Cataluña) mientras que la pensión compensatoria es una medida efecto del divorcio por mor del desequilibrio económico, la compensación es una medida específica a efectos del régimen económico-matrimonial de separación de bienes normado precisamente para atenuar el rigor del citado régimen. Es más, ambas “prestaciones” serían perfectamente compatibles, desde la óptica jurídica.

El problema de la sentencia catalana es que reconoce que el caso enjuiciado es el de una compensación económica por razón del trabajo del artículo 234.9 CCCat pero, sin embargo, los efectos y consecuencias fiscales que le otorga son los de la prestación compensatoria del 232.5 Cccat, basándose para ello y de tapadillo en una explicación muy discutible que denota una incorrectísima aplicación de la norma jurídica.

Se podría argumentar (aspecto que no aparece reseñado en la sentencia por ningún lado, ¡ ojo !) que la normativa fiscal de aplicación al caso enjuiciado (la vigente a 31.12.2014, fecha en la que se devengó el tributo en cuestión) únicamente no sujetaba a gravamen las compensaciones en forma exclusiva de “adjudicaciones” (entendiendo por éstas las entrega de bienes) y no de las compensaciones por la vía dineraria, motivo por el que hay que pasar por caja irremediablemente y acertando la sentencia, por tanto.

Sin embargo, esta interpretación choca con lo dispuesto en los artículos 12 LGT y 3 CC, puesto que según la RAE, “adjudicación” es la acción de asignar algo a una persona. No se establece por tanto una distinción en la tipología de bienes objeto de la compensación económica. Es más, se deduce de la nueva redacción (en vigor desde 2015) una mejor explicación de lo pretendido no gravar, no un complemento o añadido fruto de una nueva política fiscal, como se desprende incluso de la propia exposición de motivos de la reforma operada (Ley 26/2014, 27 Nov.).

A mayores (e incluso más grave aún), el seguidismo en este asunto que el TSJ catalán hace del TEAC y de la AN es cuanto menos sonrojante: ¿ cómo es posible calificar fiscalmente en sede judicial la compensación por razón del trabajo como una Renta del Trabajo cuando no existe en absoluto una relación de ajenidad y dependencia ni hay acomodo en la lista cerrada del art. 17,2 Liprf para ésto?

El tema tiene otras ópticas cuyo tratamiento excede el de un post de este estilo para un blog fiscal (pero que trataremos en otras tribunas próximamente); sin embargo, la cuestión nuclear (Miguel, va por ti) y la crítica de este madrileño de Ourense aquí quedan.

En definitiva, “la sala tributaria” del TSJ catalán yerra, en mi opinión (“falla”, que decía mi suegro socarronamente), en estos dos aspectos del derecho privado (civil y laboral), motivo por el que el tratamiento fiscal dispensado en la sentencia es, lógicamente, el erróneo.

Dice el refranero español “pues no tiene entrañas la ley, téngalas el juez”. Some other time, por lo que se ve.

Pablo G. Vázquez

Abogado Tributarista

@pablogvazquezz


[1] "La vida del Buscón", 1626.

[2] https://www.fiscal-impuestos.com/sites/fiscal-impuestos.com/files/NFJ082581.pdf

[3] https://www.youtube.com/watch?v=ZqSQ2UQlPSM

[4] Que tiene otro diferente tratamiento fiscal.

[5] https://es.linkedin.com/in/irene-rovira-ferrer-77949919

[6] Rovira Ferrer, Irene: La fiscalidad ante las rupturas de pareja. Aranzadi, 2021. Pág. 144.

[7] Asimilación de efectos fiscales de la protocolización notarial de Convenio regulador a los judiciales vía D.A.1ª Ley 15/2015, 2 Julio, apoyada por la CV 2505/2016, 8 Junio, DGT.

  1. Comentarios (1)

  2. Agregar el tuyo
This comment was minimized by the moderator on the site

Si se me permite la sugerencia, creo que las entradas han perdido elegancia desde que se han abandonado los miniados que se ponían en la cabecera.

Altavista
No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Subscríbase al boletín de Taxlandia, blog de opinión fiscal y tributaria

El usuario entiende que ha dado su consentimiento después de que se le haya facilitado ''información clara y completa'', que el mismo es ''libre, inequívoco y afirmativo'', y que ha leído la Política de privacidad

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.