Taxlandia: Blog Fiscal y
de Opinión Tributaria

Más de 6000 suscriptores
Más de 1800 seguidores en linkedin





Un pequeño triunfo en la aplicación de la deducción por adquisición de vivienda habitual

La Ley 16/2012 de 27 de diciembre, de adopción de diversas medidas tributarias dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y al impulso de la actividad económica suprimió la deducción por inversión en vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2013. Sin embargo, estableció en la Disposición Transitoria 18ª un régimen transitorio por el que se podían continuar practicando la deducción en ejercicios futuros todos aquellos contribuyentes que hubieran adquirido antes del 1 de enero de 2013 su vivienda habitual.

De acuerdo con la aplicación de este régimen transitorio, venía siendo el criterio reiterado de la Administración tributaria[1] para aquellos propietarios de viviendas en proindiviso adquiridas con anterioridad al 1 de enero de 2013 y que con posterioridad a esa fecha adquiriesen la totalidad de inmueble por la extinción del proindiviso que:

  • No resultaría aplicable la deducción por adquisición de vivienda habitual relativa al porcentaje del inmueble adquirido con posterioridad al 31 de diciembre de 2012. Todo ello, en interpretación y aplicación de la Disposición Transitoria Decimoctava de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Este supuesto de hecho se da con numerosa frecuencia en aquellos casos en los que la vivienda habitual se adquiere por un matrimonio con anterioridad al 1 de enero de 2013 y que con posterioridad a dicha fecha el matrimonio se disuelve por la separación o divorcio. Así, hasta el momento el criterio administrativo, era el siguiente (consulta V3287-18 de 28 de diciembre):

 “En el presente caso, y por lo que se refiere a la adquisición de la nueva parte indivisa, al realizarse ésta con posterioridad a 31 de diciembre de 2012, no será de aplicación el régimen transitorio por dicha adquisición, no teniendo el contribuyente, en consecuencia, derecho a practicar la deducción por las cantidades que satisfaga en cada ejercicio por la adquisición de dicha parte. Sí podrá seguir practicándola por las cantidades que pudiera satisfacer vinculadas con la adquisición de la parte indivisa de la que es propietario desde antes de 2013, al haber practicado por tal adquisición la deducción en algún ejercicio fiscal anterior a 2013, y siempre y cuando siguiera teniendo la consideración de vivienda habitual y cumpliera el resto de requisitos exigidos por la normativa del Impuesto.”

Pues bien, en beneficio de los contribuyentes este criterio se ha visto modificado por el Tribunal Económico Administrativo Central en su Resolución de 1 de octubre de 2020 recurso 561/2020, adoptando, por fin, un criterio favorable al contribuyente en el que se fija el siguiente criterio:

A efectos de lo dispuesto en la Disposición Transitoria Decimoctava de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en caso de extinción de un condominio sobre la vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2013, si una de las partes obtiene el 100% de la vivienda, tendrá derecho a aplicarse el 100% de la deducción de la vivienda habitual, siempre que se hubiera aplicado en un ejercicio anterior a 2013 dicha deducción en el porcentaje correspondiente a su participación en el condominio.

La deducción a practicar por la parte adquirida hasta completar el 100% del pleno dominio del inmueble tendrá como límite el importe que habría tenido derecho a deducirse desde la fecha de extinción de condominio el comunero que deja de ser titular del inmueble, si dicha extinción no hubiera tenido lugar. Ello significa que la aplicación de la deducción por adquisición de vivienda habitual en relación con la parte que se adquiere hasta completar el 100% del pleno dominio del inmueble estará en todo caso condicionada por el hecho de que el comunero que deja de ser el propietario se hubiera aplicado en un ejercicio anterior a 2013 dicha deducción en el porcentaje correspondiente a su participación en el condominio y que no se le hubiere agotado a la fecha de extinción del condominio la posibilidad de seguir practicando la deducción por adquisición de vivienda habitual. Esto sucederá cuando dicho comunero hubiese solicitado, de forma individual o conjuntamente con el comunero que se hace con el 100%, un préstamo para la adquisición de la vivienda y no se encontrara totalmente amortizado a la fecha de extinción del condominio.”        

Así, el Tribunal Económico Administrativo Central alcanza el razonamiento transcrito, al interpretar que la Disposición Transitoria 18ª de la LIRPF no exige que el contribuyente haya adquirido la vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013 con carácter exclusivo.

Señala el Tribunal Central que, de acuerdo con la doctrina general de la cosa común en los supuestos de división de la cosa común no se produce propiamente la transmisión de un bien sino la concreción de la cuota ideal de un bien. En este sentido encontramos entre otras las sentencias de 27 y 30 de enero de 2020 (rec. casac. 7802/2018 y 6175/2018) en las que se indica que en la división de la cosa común no se produce propiamente la transmisión de un bien sino la concreción de la cuota ideal en un bien.

El criterio sentado resulta extensible a otros posibles casos de extinción de condominio sobre la vivienda habitual a partir de 1 de enero de 2013 cuando una de las partes obtiene el 100% de la misma. Sin embargo, matiza que lo que se busca con el régimen transitorio (DT 18ª LIRPF) es respetar los derechos adquiridos por los contribuyentes que adquirieron su vivienda antes de la supresión de la deducción, pero no ampliar los mismos.

Por tanto, para que no se produzca una ampliación de los derechos adquiridos el comunero que adquiera a partir del 1 de enero de 2013 el 100% de la propiedad de la vivienda, nunca podrá aplicar una deducción superior a la que hubiese tenido derecho a deducirse el otro comunero a partir de la extinción del condominio en caso de que dicha extinción no hubiese tenido lugar.

Con la unificación del criterio expuesto el sentido común obtiene una victoria más que merecida. Y además, puede activar la revisión de la aplicación de numerosas deducciones por adquisición de vivienda habitual en las que se adquirió el 100% del inmueble con posterioridad al 31 de diciembre de 2012 como consecuencia de la extinción de condominio. Un pequeñito oasis en el desierto.

Laura Campanon Galiana

Abogada y asesora Fiscal

#𝔱𝔞𝔵𝔩𝔞𝔫𝔡𝔦𝔞


[1] En este sentido encontramos, entre otras, las consultas Vinculantes de la Dirección General de Tributos V0761-16 y la V3287-18.

  1. Comentarios (1)

  2. Agregar el tuyo
This comment was minimized by the moderator on the site

Enhorabuena por el artículo.
¿Cuál sería la vía para remover aquellas liquidaciones firmes en las que la AEAT haya eliminado la deducción que ahora el TEAC considera conforme?
Porque me temo que vía revocación no hay nada que hacer.

Falconetti
No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Subscríbase al boletín de Taxlandia, blog de opinión fiscal y tributaria

El usuario entiende que ha dado su consentimiento después de que se le haya facilitado ''información clara y completa'', que el mismo es ''libre, inequívoco y afirmativo'', y que ha leído la Política de privacidad

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.