• Cartas a Taxlandia
  • La subvención de la defensa condal como origen de la fiscalidad castellana

La subvención de la defensa condal como origen de la fiscalidad castellana

Entre el colapso del Estado visigodo y, consecuentemente, también de su adaptada fiscalidad de origen romano y la consolidación de un sistema impositivo regio a partir del siglo X, se ha especulado largamente sobre la pervivencia o no de las estructuras tributarias visigodas en la Castilla condal, un debate, por otra parte, de muy complicada resolución habida cuenta de la escasez de testimonios documentales o arqueológicos solventes que pudieran acreditar su existencia.

No obstante, tanto la objetiva crisis poblacional que sufrió la Extremadura del Duero a partir del año 711, que verosímilmente desbarató toda estructura de poder capacitada para desarrollar formas de exacción fiscal efectivas en un territorio  absolutamente carente de vestigio alguno de res publica, como, por otra parte, la circunstancia de que durante ese periodo de transición emergiera de nuevo el concepto del territorio y la adscripción de la escasa y dispersa población en él, constituyéndose en comunidades en aras de aprovechar los espacios por medio de la ganadería precaria y los cultivos itinerantes, fueron factores todos ellos que contribuyeron necesariamente a la disolvencia de antiguo concepto hacendístico-público romano y visigodo, al degenerar y privatizarse los impuestos sobre la tierra, que ya no se deben al Estado -por inexistente o precario- sino al titular de la potestad dominical sobre el territorio, y que tampoco era ya el monarca, sino incipientes y aun desarticuladas aristocracias locales, germen, con toda probabilidad, de la ulterior élite política condal.

Siendo ello así, se impone abrazar la tesis del profesor Estepa Díez (La Castilla primitiva (750-931): condes, territorios y villas, Territorio, Sociedad y Poder, Anejo Nº 2, 2009), que considera poco probable que en la Castilla pre-fernangonzaliana pueda hablarse de un sistema impositivo público real, más allá de ciertos gravámenes locales y heterogéneos carentes de toda sistematicidad. Pero es que después, ya consolidada la estirpe fernandina a nivel condal, tampoco. Y ello porque la única fiscalidad pública de la que se conserva testimonio diplomático veraz era la vinculada con las prestaciones de naturaleza militar, a través de tres concretas e inequívocamente castrenses figuras impositivas: la fonsadera, la anubda y la castellería.

alfonso X yendo al fonsatumxAlfonso X yendo al fossatum. Miniatura de las Cantigas de Santa María. Monasterio del Escorial 

Fonsado o hueste se ha venido definiendo como el ejército expedicionario formado por el rey, el señor o el alfoz, en el que estaban obligados a participar los súbditos, los vasallos del rey y de los señores y los vecinos de los referidos alfoces, con determinadas condiciones.  El origen etimológico del término fonsado hay que buscarlo en la palabra latina fossatum (foso, zanja, canal, límite) y, a partir de ese último significado, derivó figuradamente en el sentido de ‘campamento’. Entre los siglos V y VII el «ir a fossatum»  pudo haber evolucionado –según observó Claudio Sánchez-Albornoz–a un «ir a la guerra». Más adelante, en el latín tardío del siglo IX, fossatum adquirió en Castilla el significado de expedición bélica o incluso ejército, vinculándose ese lema con la fonsadera o fonssataria, aquel tributo de naturaleza compensatoria o sustitutiva por no realizar la prestación militar del fonsado, entendido éste como la general obligación de los hombres libres de acudir a la hueste convocada por, en este caso, el comes. Verbigracia, en el Libro Becerro de las Behetrías se exime a los vecinos de Villanueva de Gonzalo García del pago de fonsadera, al ser behetría de entre parientes.

Libro Becerro de las BehetriasEncabezamiento del "Libro Becerro de las Behetrías de Castilla" (ca 1352") . PERGAMINOS,CAJA,93,1 Archivo General de Simancas. ©MECD. Archivos Estatales (España)

Por lo que respecta a la anubda, castellanización del término árabe al-nubda (la invitación a la guerra) y que en la Baja Edad Media mutó en robda, respondía a esa prestación consistente en la vigilancia militar de las fronteras, ciudades y fortalezas, de carácter obligatorio para milites, infanzones y caballeros, por lo que Ernesto Mayer (Historia de las instituciones políticas y sociales de España y Portugal durante los siglos V a XIV. Analecta, 2006) sostuvo -no pacíficamente- que este deber de vigilancia recaía principalmente en aquellos individuos menos aptos para el servicio militar, pero que, no obstante, podía eludirse mediante la satisfacción del gravamen correspondiente, contemplándose asimismo clausulas de exención, como la que obra en el diploma fundacional de Covarrubias: neque fossato neque annubda…

Finalmente, es significativo advertir como en el siglo X condal pueden rastrearse los primeros ejemplos de imposición indirecta, vinculados también al «gasto militar» en la figura de la castellería, también llamada castellaje, retenencia o mena (las localidades de Villandiego, Yudego o Padilla de Yuso la satisfacían en favor de la aforada Castrojeriz) y concurrente en su objeto con las fumazgas, marzazgas o martiniegas, consistente en una tributación para la reparación o mantenimiento de una fortaleza, lo que permite tanto una interpretación en sentido literal o, alternativamente, una exégesis analógica, considerando a la fortificación como la representación de un centro de poder, de manera que el gravamen tenía por objeto más el mantenimiento personal del tenente del castillo que la conservación física de éste.

En suma, un periodo de casi tres siglos castellanos, en los que la fiscalidad pública no fue sino un reflejo vicario y marginal del limitado espacio político condal existente por entonces: el poder de la guerra y la administración de justicia, no en vano, recuérdese que era el conde el único legitimado para eximir del pago de las multas impuestas como consecuencia de la comisión de determinados delitos, como, por ejemplo, la exención de la satisfacción del homicidium en favor de la iglesia del infantado de Covarrubias.

Raúl C. Cancio Fernández

Letrado del Tribunal Supremo y Académico Correspondiente Real Academia de Jurisprudencia y Legislación 

  1. Comentarios (8)

  2. Agregar el tuyo
This comment was minimized by the moderator on the site

He disfrutado mucho de la lectura y también de las imágenes.

Pablo G. Vázquez
This comment was minimized by the moderator on the site

No me extraña Pablo. Al editor de la pieza le entregué un melón y me devolvió un balón. Muchas gracias

Raúl C. Cancio
This comment was minimized by the moderator on the site

Mi enhorabuena al autor.
Aprovechando esta erudita entrada y la inmersión de Taxlandia en lo que se viene llamando the new middle age o NEM (nueva edad media), quiero complementar mi reflexión de diciembre, que titulé ‘El Parlamento y los Impuestos (I)’ .
En esa reflexión explicaba como en la Edad Media, y para aprobar impuestos, nace el parlamentarismo moderno. En la antigüedad hubo, claro está, parlamentos. Los hubo en Grecia, y los hubo en Roma, en especial, en la Roma Republicana.
Pero tras siglos de oscuridad, en la edad media se despojó al Rey de la facultad de imponer impuestos y puse como ejemplo la mundialmente famosa Carta Magna que el pueblo inglés hizo firmar a Juan Sin Tierra en 1215.

La Carta Magna pasa por ser la primera constitución medieval. A su favor, el imperialismo cultural anglosajón, Hollywood, la historia de las cruzadas y la leyenda de Robin Hood. Todos recordamos al Pérfido Príncipe Juan en los dibujos animados de Walt Disney.

Pero lo cierto es que el mérito a la primera constitución medieval no es inglés, sino español: ese mérito corresponde a las Cortes de León de 1188, es decir, 27 años antes de que se promulgara la Carta Magna. Las Cortes de León se celebraron durante la primavera de 1188, al principio del reinado de Alfonso IX de León, en el claustro de la Basílica de San Isidoro de León.
En 2013 la Unesco las reconoció en el Programa Memoria del Mundo como «el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo».

Transcribo lo que dice Wikipedia de las Cortes de León de 1188:

Solo se puede entender el acontecimiento siguiendo los importantes hechos que tuvieron lugar en esa época. Lo primero fue la coronación de Alfonso VII de León, lo cual ocurrió en 1135 y tuvo una multitudinaria acogida, ya que dicha coronación tuvo una presencia del pueblo llano como nunca antes. Anteriormente la Curia Regia de 1017, convocada por Alfonso V de León en la ciudad del mismo nombre legisló civilmente el Fuero de León con...

Mi enhorabuena al autor.
Aprovechando esta erudita entrada y la inmersión de Taxlandia en lo que se viene llamando the new middle age o NEM (nueva edad media), quiero complementar mi reflexión de diciembre, que titulé ‘El Parlamento y los Impuestos (I)’ .
En esa reflexión explicaba como en la Edad Media, y para aprobar impuestos, nace el parlamentarismo moderno. En la antigüedad hubo, claro está, parlamentos. Los hubo en Grecia, y los hubo en Roma, en especial, en la Roma Republicana.
Pero tras siglos de oscuridad, en la edad media se despojó al Rey de la facultad de imponer impuestos y puse como ejemplo la mundialmente famosa Carta Magna que el pueblo inglés hizo firmar a Juan Sin Tierra en 1215.

La Carta Magna pasa por ser la primera constitución medieval. A su favor, el imperialismo cultural anglosajón, Hollywood, la historia de las cruzadas y la leyenda de Robin Hood. Todos recordamos al Pérfido Príncipe Juan en los dibujos animados de Walt Disney.

Pero lo cierto es que el mérito a la primera constitución medieval no es inglés, sino español: ese mérito corresponde a las Cortes de León de 1188, es decir, 27 años antes de que se promulgara la Carta Magna. Las Cortes de León se celebraron durante la primavera de 1188, al principio del reinado de Alfonso IX de León, en el claustro de la Basílica de San Isidoro de León.
En 2013 la Unesco las reconoció en el Programa Memoria del Mundo como «el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo».

Transcribo lo que dice Wikipedia de las Cortes de León de 1188:

Solo se puede entender el acontecimiento siguiendo los importantes hechos que tuvieron lugar en esa época. Lo primero fue la coronación de Alfonso VII de León, lo cual ocurrió en 1135 y tuvo una multitudinaria acogida, ya que dicha coronación tuvo una presencia del pueblo llano como nunca antes. Anteriormente la Curia Regia de 1017, convocada por Alfonso V de León en la ciudad del mismo nombre legisló civilmente el Fuero de León con preceptos que inician la inviolabilidad del domicilio, la libertad de comercio y primeros derechos de la mujer entre otros; y la creación del Concejo de la Ciudad de León, que legislaba todos los años sobre los pesos y medidas del Mercado, entre otros asuntos.
Pese a lo que se cree, el Althing islandés del 930, tomado a veces como ejemplo anterior relativo a asambleas legislativas, era una reunión exclusiva de magnates y no produjo textos legislativos hasta el siglo XIII; y además era similar al Palatinado del siglo VIII del reino de los Astures e inferior a las Curias Regias que se celebraban desde el año 830 en la Corte de Oviedo, en la que estaban representados nobles y eclesiásticos por lo que eran asambleas políticamente más avanzadas las hispánicas. El Althing sería similar, además de al Palatinado astur, a los Concejos Visigóticos del siglo VI, también anteriores, compuestos solo por un brazo social de poderosos; en este caso eclesiástico para legislar asuntos como el Fuero Juzgo.
Tras el freno en la Reconquista, la corona leonesa necesita ingresos, por lo que crea nuevos impuestos que provocan una alza de precios. A la vez, las guerras con Portugal y con Castilla requieren más ingresos. La clase ciudadana exige como contrapartida el poder regular el gasto de la corona. En el año 1188, recién llegado al trono Alfonso IX de León, se convoca a la Curia Regia del Reino de León, a la que por primera vez se le suman los representantes electos de las principales ciudades con voz y voto. Esta medida ha sido considerada el primer ejemplo del parlamentarismo moderno en la historia de la Europa occidental
https://www.politicafiscal.es/images/documento-convocatoria-cortes-leon.jpg

Las Cortes se constituyeron con tres estamentos, El Clero, La Nobleza y los representantes de las ciudades
Los privilegiados aparecen como un diálogo entre el rey y la curia, por un lado, y los representantes de las ciudades y villas por otro, sin oposición a que cada estamento se consolide por separado. La incorporación de elementos populares o ciudadanos responde solo a necesidades económicas.
En ellas se reconoce la inviolabilidad del domicilio, del correo, la necesidad del rey de convocar Cortes para hacer la guerra o declarar la paz, y se garantizan numerosos derechos individuales y colectivos.
En estas Cortes, además de ampliar los Fueros de Alfonso V de León del año 1017, se promulgaron nuevas leyes destinadas a proteger a los ciudadanos y a sus bienes contra los abusos y arbitrariedades del poder de los nobles, del clero y del propio Rey. Este importante conjunto de decretos ha sido calificado con el nombre de «Carta Magna Leonesa».
La importancia histórica de estas cortes radica en la presencia de los representantes de las ciudades. Por eso pasa con razón y derecho por ser la primera muestra del parlamentarismo moderno, donde se reconoce la inviolabilidad del domicilio, el fuero jurisdiccional para resolver disputas, el derecho a declarar la guerra o la paz y el derecho a imponer tributos.
En otras palabras, 600 años antes de la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano en la Asamblea Nacional de Francia, en 1789, en el Reino de León se proclamó el primer parlamento moderno.
ABC

Leer más
Comentario editado por última vez entre hace cerca de 1 semana y Taxlandia Antón Beiras Cal
This comment was minimized by the moderator on the site

Gracias Antón, es fascinante el embroque medieval con la imposición. Yo acabo de escribir algo acerca de la crisis demográfica en la Extermadura del Duero, y es estremecedor advertir como todo está inventado ya desde hace más de diez siglos. Es sensacional.

Raúl C. Cancio
This comment was minimized by the moderator on the site

Me ha encantado el artículo....muy interesante. Muchas gracias.

Ana de la Herrán Piñar
This comment was minimized by the moderator on the site

Me alegra mucho Ana, muy amable

Raúl C. Cancio
This comment was minimized by the moderator on the site

Grazas! Canto aprendín!

Ismael Bernardez
This comment was minimized by the moderator on the site

Muchas gracias Ismael

Raúl C. Cancio
No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.