Taxlandia: Blog Fiscal y
de Opinión Tributaria





  • Inicio
  • Francisco Adame
  • ¿Puede la administración disponer de nuevo de un plazo de seis meses cuando un tribunal anula una comprobación  por un defecto formal y ordena la retroacción de actuaciones?
plazo restante a la Administración para tramitar el procedimiento retrotraído

¿Puede la administración disponer de nuevo de un plazo de seis meses cuando un tribunal anula una comprobación  por un defecto formal y ordena la retroacción de actuaciones?

Hoy me ocuparé de un tema que parecía resuelto en la LGT y en la jurisprudencia del Tribunal Supremo. La situación es la siguiente: el Tribunal Económico-Administrativo Regional de Andalucía anula en Resolución de 31 de mayo de 2019 la liquidación practicada por la Administración tributaria y el procedimiento de comprobación de valores en que se sustenta por falta de motivación, concretamente por considerar que el dictamen pericial efectuado por el funcionario del servicio de valoración en relación con una donación de participaciones sociales no está suficientemente motivado y ordena la retroacción de las actuaciones al momento en que se produjo el defecto formal.

Hasta aquí todo normal. El problema viene cuando a la hora de ver qué plazo le resta a la Administración para tramitar el procedimiento retrotraído nos damos cuenta que sorprendentemente vuelve a disponer de un plazo de seis meses como si se pusiera en marcha un procedimiento nuevo, porque el dictamen pericial está fechado antes del inicio del procedimiento de comprobación.

 Pero vamos por partes. Veamos primero el fondo del asunto porque creo que tiene mucho interés conocerlo dado el impecable razonamiento del Tribunal y después volvemos a la cuestión del plazo que resta para el nuevo procedimiento tras la retroacción.

En su informe de valoración el perito, sobre la base del último balance de situación de la sociedad aprobado, sustituyó el valor contable del inmovilizado material por el valor comprobado de los inmuebles, invocando especialmente el valor razonable. A juicio del Tribunal no se puede considerar que el patrimonio neto de una sociedad mercantil, entendido como la suma del valor real de las participaciones en que se divide su capital, pueda obtenerse por la simple suma algebraica del valor liquidativo de  cada uno de  sus elementos patrimoniales minorado por la suma algebraica de los pasivos, corrientes o no, que puedan serle exigidos en el momento de la determinación de su valor o en un futuro, pues “el resultado de dicha operación, en una primera y tosca aproximación, no sería más que el valor de la sociedad en liquidación, que en modo alguno cabe asimilar al valor que la sociedad· tiene como empresa en funcionamiento, siendo así en principio más aceptable, entre los medios de valoración de empresas, la capitalización de los beneficios obtenidos por la misma en anteriores ciclos contables o de los razonablemente esperados en un futuro previsible”. Porque además, prosigue argumentando el Tribunal, la aplicación de la reducción en ISD por transmisión de empresas vía donación, que era la cuestión discutida en este caso, tiene por objeto promover que las participaciones se mantengan en el patrimonio del adquirente, es decir, la continuidad intergeneracional de las empresas, por lo que, siendo así, “el valor real de la adquisición no debe ser el valor liquidativo de las participaciones, sino su valor como fuente generadora de rendimientos futuros, esto es, como empresa en funcionamiento, lo que debe tener su reflejo en el método que deba seguirse para la determinación de dicho valor real”.

En base a lo anterior, se concluye que el informe del perito carece de la necesaria fundamentación pues “ni se cuestiona en el mismo la corrección de los estados contables”, “ni se ofrece motivo alguno por el que pueda entenderse razonable la aplicación del método estático seguido frente al generalmente aceptado de valoración de sociedades mercantiles como empresas en funcionamiento”, ni tampoco se valora la existencia de posibles correcciones a aplicar sobre las magnitudes contenidas en el balance. Para entender fundamentado el informe debería haber incluido los correspondientes razonamientos que justificasen, respecto de los bienes adquiridos por los sujetos pasivos vía donación de participaciones sociales, “la aplicación de la metodología empleada, bien porque se trate de una entidad de mera tenencia de un patrimonio inmobiliario bajo el efectivo control de los adquirentes de sus participaciones sociales, bien por cualquier otra causa debidamente razonada y sustentada sobre criterios técnicos o de valoración contable generalmente aceptados.”

La jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la retroacción de actuaciones es muy clara y distingue entre anulación por cuestiones sustantivas o materiales y anulación por cuestiones formales. En el primer caso, véase en este sentido su Sentencia de 19 de enero de 2018 (recurso 1094/2017), el Supremo concluye que no existe retroacción de actuaciones en sentido técnico, por lo que no es necesario tramitar de nuevo el procedimiento de comprobación limitada, sino tan sólo dictar una nueva liquidación correcta que sustituya a la anulada y ello conforme a los criterios señalados en la resolución anulatoria en lo que constituye un acto de ejecución, que debe adoptarse con arreglo a las formas y plazo previstos en el art. 66, apartados 2 y 3 del Reglamento de revisión y el art. 239.3 LGT, donde como se recordará se aclara que son de ejecución los actos dictados en sustitución del anulado sin necesidad de tramitar diligencia nueva alguna y el órgano competente debe adoptar las medidas necesarias para cumplimiento de la resolución en el plazo de un mes.

Cuando la anulación se produce por defectos formales, el Tribunal Supremo dejó bien claro en sus Sentencias de 31 de octubre de 2017 (recurso 572/2017) y 23 de mayo de 2018 (recurso 1503/2017), que en estos casos no resulta de aplicación ni el precitado artículo 66 del Reglamento de revisión –primero porque este precepto se refiere exclusivamente a anulación por cuestiones de fondo y segundo porque sería imposible que en el plazo de un mes se notifiquen los actos de ejecución derivados de la retroacción—, ni el artículo 150 LGT, por tratarse de un precepto específico para los procedimientos de inspección. En su lugar, el tiempo en el que debe ser dictada la nueva resolución se rige por el artículo 104.1 LGT y por tanto la Administración debe tramitar el procedimiento retrotraído y notificar la resolución del mismo al interesado en el plazo que reste para completar los seis meses pues la retroacción de actuaciones no pone en marcha un procedimiento nuevo sino que vuelve atrás en el ya abierto.

En nuestro caso el plazo que habría que restar de los seis meses sería el transcurrido desde el inicio del procedimiento de comprobación hasta que se emitió el informe pericial anulado que es cuando se produjo el defecto formal. El cómputo de este nuevo plazo comenzaría a contarse desde el día siguiente a aquel en que se comunica la resolución anulatoria con retroacción de actuaciones.

El problema se plantea en el caso comentado porque el dictamen pericial anulado tiene fecha anterior a la notificación del inicio del procedimiento de comprobación limitada por parte de la inspección de tributos. Podría considerarse que dicho informe de valoración es un acto que no forma parte como tal del procedimiento de comprobación al ser anterior al inicio del mismo. En cualquier caso y al margen de posibles reproches a esta forma de proceder de la Administración lo cierto es que cuando el Tribunal ordena la retroacción de actuaciones la Administración vuelve a disponer del plazo de seis meses porque no ha consumido nada de dicho plazo, lo cual además de ser tremendamente injusto y de convertir la caducidad en una auténtica entelequia, es contrario tanto a lo dispuesto en los artículos 104.1 y 239.3 LGT y a la jurisprudencia del Tribunal Supremo que ha afirmado expresamente en los precitados fallos que resultaría anómalo que la Administración recuperase en toda su extensión todo el tiempo del que disponía inicialmente para decidir, como a la regla de que nadie puede obtener ventaja de sus propios errores en aplicación del principio general del Derecho nemo auditur propriam turpitudinem allegans.

Francisco Adame Martínez

Catedrático de Derecho Financiero y Tributario

 

Comentarios (7)

This comment was minimized by the moderator on the site

Buenas Fran. Interesantísimo caso. No sé si la RTEAR Andalucía es de las publicadas, pero la cuestión tiene mucho que ver con el concepto "buena administración". A mi modo de ver, es evidente que la predatación del informe de valoración es un caso de desviación arbitraria de la actuación administrativa que debería dar lugar a su nulidad. Hay un ATS pendiente de casación, de 14/2/19, que resolverá acerca de eso mismo con relación al 150.7 LGT. Quizás la sentencia pueda ser el punto de partida...

Buenas Fran. Interesantísimo caso. No sé si la RTEAR Andalucía es de las publicadas, pero la cuestión tiene mucho que ver con el concepto "buena administración". A mi modo de ver, es evidente que la predatación del informe de valoración es un caso de desviación arbitraria de la actuación administrativa que debería dar lugar a su nulidad. Hay un ATS pendiente de casación, de 14/2/19, que resolverá acerca de eso mismo con relación al 150.7 LGT. Quizás la sentencia pueda ser el punto de partida a que cambien las normas de juego (tributarias) de futuro. Un fuerte abrazo, maestro. Esaú

Leer más
 
This comment was minimized by the moderator on the site

Que pasa si la ejecucion de sentencia por motivos sustantivos, se lleva a cabo por la Agencia Tributaria pasado el mes desde la sentencia, en concreto casi 6 meses, es decir, notifica nueva liquidacion pasados casi seis meses? Gracias

 
This comment was minimized by the moderator on the site

Enorme interés este asunto, uno más que deja patente la inseguridad jurídica que padecemos.
Quizás pase inadvertido, pero otro elemento a tener en cuenta es cómo saber esto:
"este nuevo plazo comenzaría a contarse desde el día siguiente a aquel en que se comunica la resolución anulatoria con retroacción de actuaciones"
Saludos cordiales,

 
This comment was minimized by the moderator on the site

La cuestión tiene enorme interés y despliega-sus efectos en retroacción de actuaciones-porYo te terminando otros motivos, tales como defecto de notificación

 
This comment was minimized by the moderator on the site

Buenas tardes,
Conozco una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (n 000112/2015, de 19/03/2015) que en un supuesto idéntico el informe que sirvió de base a la valoración y liquidación estaba fechado 27/06/2007) antes de la fecha de notificación del inicio con propuesta del procedimiento de comprobación del valor (07/09/2007). La sentencia señala que el cómputo del plazo de duración del procedimiento se inició en la fecha del informe ya que la existencia de este ponía de...

Buenas tardes,
Conozco una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (n 000112/2015, de 19/03/2015) que en un supuesto idéntico el informe que sirvió de base a la valoración y liquidación estaba fechado 27/06/2007) antes de la fecha de notificación del inicio con propuesta del procedimiento de comprobación del valor (07/09/2007). La sentencia señala que el cómputo del plazo de duración del procedimiento se inició en la fecha del informe ya que la existencia de este ponía de manifiesto la realización de una actividad de investigación que debió ser comunicada al contribuyente ya que el procedimiento no podía iniciarse con la propuesta porque era evidente que no se disponía de datos suficientes dado que hubo que realizar una valoración de los bienes: en palabras del Tribunal:
“el nudo gordiano del asunto se encuentra en interpretar la naturaleza de la expresión “datos suficientes “. Entendiendo el recurrente que si la administración necesito un informe pericial para comprobar el valor, es que realizó actos de comprobación, no se contaba con datos suficientes, sino que tuvo que realizar actos de comprobación para llegar a tener esos datos en los que basar la nueva propuesta de liquidación, y por tanto , que debió de hacer una comunicación al recurrente informándole de la actuación de la actuación de comprobación efectuada el 27 de junio de 2007, que es la fecha del inicio del procedimiento de comprobación y por tanto la que basa el inicio del cómputo de la caducidad”

El tribunal la declara y en el caso además estaba prescrita la accion administrativa.
Saludos

Leer más
 
This comment was minimized by the moderator on the site

Estimado Manuel

No soy capaz de localizar esa sentencia y me sería de gran utilidad.

Muchas gracias

 
This comment was minimized by the moderator on the site

Interesante caso, además, me ha tocado enfrentarme a un supuesto igual esta semana y he realizado algunos hallazgos que me gustaría compartir...

Son muchas las sentencias del TS que copian y pegan la famosa ya STS de 31 de octubre de 2017 (rec. núm. 572/2017) sobre el plazo aplicable en casos de retroacción. Pero entre todas estas, encontré una que abordaba un supuesto como el que comentas: se trata de la STS de 23 de mayo de 2018 (núm. rec. 666/2017), que aplica esta doctrina de forma muy...

Interesante caso, además, me ha tocado enfrentarme a un supuesto igual esta semana y he realizado algunos hallazgos que me gustaría compartir...

Son muchas las sentencias del TS que copian y pegan la famosa ya STS de 31 de octubre de 2017 (rec. núm. 572/2017) sobre el plazo aplicable en casos de retroacción. Pero entre todas estas, encontré una que abordaba un supuesto como el que comentas: se trata de la STS de 23 de mayo de 2018 (núm. rec. 666/2017), que aplica esta doctrina de forma muy particular. Según los hechos de la sentencia, el dictamen inmotivado que ameritó la anulación de la primera liquidación y la retroacción del procedimiento era de fecha 27.5.2010 y la comunicación de inicio se realizó el 13.7.2010.

Personalmente entiendo que el art. 134.1 LGT, párrafo segundo, admite estos supuestos al disponer que los procedimientos de comprobación de valores pueden iniciarse con una propuesta de liquidación y una valoración. Puesto que en estos casos la valoración sirve de base a la propuesta, es muy probable que esta sea de fecha anterior a la comunicación de inicio.
En cualquier caso, parece evidente que la doctrina de la STS de 31 de octubre de 2017 no nació pensando en este tipo de supuestos, sino para los casos en los que el dictamen se dicta como trámite dentro de un procedimiento ya iniciado formalmente y comunicado. Para estos casos, el criterio es que el tiempo transcurrido entre comunicación y dictamen se descontará del plazo restante una vez se proceda a la retroacción.

En esta otra sentencia que comparto (la de mayo del 2018), sin muchas explicaciones, el TS establece que el plazo del que dispone la Administración para finalizar el procedimiento retrotraído es el de seis meses descontando el tiempo transcurrido entre (i) la fecha del dictamen de valoración (que es lo que ocurrió primero) y (ii) la comunicación del inicio del procedimiento, que incluía la propuesta de liquidación.

No sé si esta solución es la más rigurosa, pero, al menos, parece que contamos con un precedente para decir que, en estos casos, la Administración tampoco puede contar con 6 meses para finalizar el procedimiento retrotraido.

Leer más
 
No hay comentarios escritos aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado.
0 Caracteres
Archivos adjuntos (0 / 3)
Compartir su ubicación

Subscríbase al boletín de Taxlandia, blog de opinión fiscal y tributaria

Reciba la newsletter de Taxlandia | Política Fiscal.

El usuario entiende que ha dado su consentimiento después de que se le haya facilitado ''información clara y completa'', que el mismo es ''libre, inequívoco y afirmativo'', y que ha leído la Política de privacidad

Taxlandia solo usa cookies técnicas, de sesión, y las google analitics configuradas de modo poco intrusivo. Puedes pulsar aceptar sin miedo alguno. En el caso de que no aceptes la web mantendrá todas sus funcionalidades salvo el uso del plugin de compartir en redes sociales.